Células cancerosas | Letras Libres
artículo no publicado

Células cancerosas

Se olvidaron de cómo hay que morir
     y, así, ensanchan su vida tan letal.
      
     Yo y mi tumor luchamos cordialmente.
     Esperemos que no haya un doble muerto.
      
     Necesito que muera mi tumor,
     un tumor que se olvida de morir
     pero que, en su lugar, planea matarme.
      
     Pero recuerdo cómo hay que morir
     aunque ya mis testigos estén muertos.
     Pero recuerdo aquello que contaban
     sobre tumores que los dejarían
     tan ciegos y tan sordos como eran
     antes del nacimiento de ese mal
     que les trajera aquel tumor a cuento.
      
     Ya secas, morirán las negras células
     o cantarán y harán su voluntad.
     Tan quedamente crecen noche y día
     que nunca sabes, nunca dicen nada. ~

     Marzo de 2002
     Traducción de Hernán Bravo Varela


Tags: